La jerga médica utiliza el término halitosis para referirse a los olores fétidos provenientes de la cavidad bucal y común mente se le denomina mal aliento, muchos son los estudios que demuestran que el consumo de cigarrillo provoca halitosis por lo que explicaremos de manera detallada la razón por la cual se origina el mal aliento y recalcaremos que un aliento saludable es crucial para una aceptación cordial tanto en nuestro entorno social como laboral.

Humo del cigarrillo, principal causante de halitosis

El consumo de cigarrillo provoca halitosis, en efecto es demostrado y es mucho decir que el principal causante de halitosis de manera directa en personas fumadoras es el mismo humo del cigarro que se mantiene en nuestro pulmones y se va expeliendo poco a poco, lo cual deja un olor repugnante para todas aquellas personas no relacionadas con estos hábitos tabáquicos.
Otro factor que demuestra que el consumo de cigarrillo produce halitosis, son los cambios ocasionados a nivel del sistema respiratorio de las personas fumadoras de larga data, esto ocurre debido a que en estas personas ocurre un cambio en las vías respiratorias conocido como metaplasia escamosa, la cual es reversible si seca el consumo de cigarro.

La metaplasia escamosa es un cambio a nivel de la tráquea, donde antes había una especie de micro cepillos denominados cilios encargados de remover todo tipo de sustancia o elementos que se adhieran a la tráquea y mantener dicha estructura libre.
Cuando tenemos una metaplasia escamosa estos cilios desaparecen por lo que se acumula dichas sustancias e inician a degradarse lo que con el tiempo producirá un olor fétido, demostrando de esta manera que el consumo de cigarrillo produce halitosis y cuando ocurre por esta alteración la forma más eficaz para la eliminación del mal aliento es dejar los hábitos tabáquicos.

Efectos negativos de la halitosis en la vida cotidiana

La halitosis como ya habíamos mencionado es el mal olor proveniente de la cavidad bucal, muchas personas pasan por este problema debido a diversas circunstancia que puede que dichas personas no tengan en lo más mínimo la culpa de su padecimiento, aunque en el caso de los fumadores ya tengan previo conocimiento debido a que es común que se les manifieste la incomodidad del hedor provocado por sus actos.

Podemos estar seguro que todos queremos evitar esto a toda costa por lo menos en público, debido a reacciones negativas expresadas por la gente a nuestro entorno y que nos dificultan las interacciones sociales. Esto es uno de los motivos más pequeños y quizás no menos importante para querer iniciar un cambio relacionado al consumo del cigarrillo y dejarlo de una vez por todas para iniciar una mejor calidad de vida ¡estás a tiempo!