Consumo de cigarrillo en el embarazo

Durante el embarazo es necesario que la madre se encuentre en un completo estado de salud, puesto que cualquier enfermedad que se le presente es capaz de generar alguna alteración en el desarrollo del feto sobre todo durante los primeros meses de gestación.
El consumo de cigarrillo en el embarazo genera en gran medida una disminución en el aporte de oxígeno al feto, provocado por los efectos del monóxido de carbono y nicotina, que son sustancias toxicas que por lo general tienden a producir supresión del sistema nervioso central, induciendo así un retraso en el desarrollo mental y físico de los niños al nacer, que es evidente por el bajo peso que presentan los niños de las madres fumadoras.

¿Fumar provoca defunciones neonatales?

El consumo de cigarrillo en el embarazo, en muchas ocasiones es la causa de muerte de neonatos durante los primeros meses de vida, debido al constante daño neuronal que sufren, a causa de las sustancias inhaladas provenientes del humo del cigarrillo, además de que desarrollan una marcada insuficiencia respiratoria que termina en un síndrome de muerte súbita del lactante, y al ocurrir este hecho es casi imposible recuperar la vida del bebe, en la gran mayoría de los casos que se presentan.

El aborto espontaneo es otra consecuencia reflejada por el consumo de cigarrillo en el embarazo, en donde las madres presentan abundantes hemorragias uterinas y en pocos casos pueden llegar a tener un embarazo ectópico, lo cual es incompatible con la vida del bebe. Por esta razón de manera indirecta se puede generar un deterioro irreversible y duradero en el aparato reproductor de la mujer, con trastornos menstruales como amenorrea o metrorragia y en un futuro inducir un cáncer de cuello uterino.

Recomendaciones del consumo del cigarrillo durante el embarazo

Para algunas madres que han sido fumadoras por años, es casi inevitable dejar de consumir el perjudicial tabaco, aun sabiendo que es toxico tanto para ella como para el bebe, pero es necesario que dejen el uso del cigarrillo por lo menos hasta que el bebe cumpla con su periodo de lactancia, que lo recomendable es que sea hasta los dos años de edad, ya que a través de la leche materna también es capaz de trasmitirle las sustancias que contiene el tabaco.
Evitar ambientes que son concurridos por fumadores es otro método de abandonar el uso del cigarrillo, ya que aunque la madre no fume, esta inhala las sustancias toxicas, convirtiéndose así en una fumadora pasiva y causando de igual manera daño a su bebe.