Dejar de fumar mejora tu visión también

¿Por qué la gente fuma si todos dicen que es malo? Pues la respuesta es bastante sencilla y tiene un basamento científico: en el plano cerebral, una sustancia propia del tabaco llamada nicotina facilita la liberación de neurotransmisores como la acetilcolina, la adrenalina y la serotonina, los cuales provocan un cierto nivel de excitación y estimulación en los fumadores. Por consiguiente, los adictos al tabaco consideran que fumar les brinda relajación, pero al mismo tiempo los mantiene espabilados. Esto según los empleados fumadores de empresas de desatascos.

Harto se ha hablado y mucho se ha estudiado e investigado acerca de las consecuencias nocivas para la salud que tiene el hábito de fumar; ya sea tabaco o cualquier otra sustancia herbácea. Los científicos, durante los últimos años, han dado muestras contundentes que el ingerir y expeler humo producto de una combustión, deteriora enormemente tus pulmones causándoles un acortamiento exponencial de su periodo de vida útil. Así mismo, se ha comprobado con argumentos irrefutables que el acto de fumar trivialmente o de manera adictiva, puede provocar coronariopatías, accidentes cerebrovasculares y cáncer en distintos órganos del cuerpo, siendo el más susceptible a esto, obviamente, los pulmones.

Sin embargo, hay algo que los doctores han descubierto recientemente y no se tenía mucho conocimiento al respecto. Estamos hablando de la incidencia que tiene el acto de fumar para la vista huma. Los científicos han señalado a la visión como uno de los principales focos del detrimento provocado por la adicción a fumar cigarrillos.

Cuando se fuma un cigarrillo se da la ingesta de una gran cantidad de humo con alto contenido en monóxido de carbono (CO), el cual suscita la oxidación de los lípidos de la placa de ateroma y los vasos arteriales. A raíz de esto, surge un daño generalizado en el cuerpo humano del que los ojos no están exentos, principalmente si estamos hablando de fumadores diabéticos, cuyas defensas son notablemente inferiores a los no diabéticos.

Los diabéticos son mucho más propensos a padecer una retinopatía diabética a causa del fumar y por la variación de la microcirculación y los vasos de la retina. Por ende, los pacientes portadores de diabetes son los menos indicados para fumar, ya que tienen altas posibilidades de perder la vista como consecuencia.

Por otro lado, en los fumadores que padecen una inflamación ocular, o uveítis para ser más exactos, la afección suele tomar un camino más largo y grave haciéndolos susceptibles a perder la visión por completo.

Por otra parte, las personas que no producen una gran cantidad o una buena de lágrimas para mantener su ojo humectado, es decir, que padecen de ojo seco, ven agravada su condición a partir de cuándo comienza a fumar con avidez.

En conclusión, no desperdicies el milagro de la visión que la vida te ha dado solo por un tonto vicio que no produce nada bueno. Recuerda que haya afuera existen personas que nunca han tenido la oportunidad de ver y envidian tu posición. ¡Deja de fumar y mejora tu calidad de vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *