Fumar: la errada vía de escape de los ansiosos

La ansiedad es una patología que viene a ser definida por el Diccionario Espasa (2010) como una condición de angustia y temor que padecen las personas producto de una gran variedad de enfermedades, la mayoría psicológicas, y del nerviosismo ocasionado por ciertos acontecimientos de la vida. El mayor problema de la ansiedad para el que la padece es que le impide estar calmado y en bienestar, por ende, pasa toda su vida en un nocivo estado de inquietud y alerta, donde la agitación de ánimo es lo único constante. La modernidad digital ha traído consigo el brutal incremento de casos de personas con esta enfermedad y ha causado nuevas formas de mitigar la misma.

Una de los paliativos más usados hoy en día para apaciguar los efectos, de manera efímera, de esta enfermedad es el cigarrillo y por consiguiente la práctica del fumar. No cabe duda que la inhalación de los humos de los cigarrillos no es para nada la solución a la ansiedad de las personas y no hay que ser doctor para descubrir eso; incluso los mismos ansiosos lo comentan. Sin embargo, conversando con un paciente de ansiedad, que por cierto trabaja en Cerrajeros, me enteré, de una voz autorizada, que, durante el acto de fumar, ya sean cigarrillos comunes o cigarrillos con estupefacientes, los ansiosos logran la relajación que antes parecía imposible y que mientras fuman parece eterna. Ni siquiera escuchan la música que les gusta, estando con su pareja o tomando alcohol logran el estado de relajación pleno que los cigarrillos sí les proporciona.

A raíz de estos casos de ansiedad, cuyos pacientes son estrictamente dependientes de los cigarrillos y por más que sepan que están acabando con su vida de esa forma no paran de hacerlo, los científicos recientemente los estudiaron a fondo, concluyendo que una vez que la persona ansiosa encuentra una adicción que mitigue la perenne insatisfacción de la ansiedad, se quedará con ella y obligará a su sub-consciente a creer que no existe actividad más placentera que la de su adicción escogida. Por consiguiente, la ansiedad es una enfermedad muy propensa a crear adicciones en los que la padece; algunos se hacen adictos a los medicamentos, otros a los cigarrillos, otros a la cerveza, etc. En fin, si padeces ansiedad es muy posible que tú mismo te crees una adicción para olvidarte de ella.

Como punto final, queremos decir a todos aquellos ansiosos adictos a fumar que, en efecto, las adicciones no son la cura a su enfermedad y si lo que quieren es vivir una vida plena, por la vía de los cigarrillos no es el camino correcto, pues te crearás más enfermedades que las que ya tienes. Mejor deposita toda tu fe en que la medicina está avanzado y que más temprano que tarde saldrán las curas para cada una de las enfermedades que hoy nos aquejan. Cambia las adicciones por hobbies sanos y productivos, como emprender un proyecto cinematográfico, crear una página web, etc.

Deja un comentario