La clave para dejar de consumir cigarrillo

El primer escalón que debe superarse es el más sencillo, y consiste en el reconocimiento de la existencia de un problema, que trae consecuencias sumamente negativas para el ser humano.

Existen diversos métodos para dejar este hábito; encontramos muchas opciones para obtener el tan deseado objetivo que es dejar de fumar, en el mercado están los parches de nicotina que contienen una dosis calculada de nicotina que se absorbe fácilmente por la piel, estos parches permiten disminuir lentamente el nivel de nicotina en tu cuerpo otorgando una dosis estable de nicotina durante todo el día.

También tenemos el cigarrillo electrónico el cual no es tan nocivo para la salud como el cigarro convencional, por cuanto la combustión no se genera, y además la nicotina es graduable, el agua es vaporizada mediante proceso que realiza este dispositivo, transformando la nicotina en vapor de agua. Lo interesante en estos dispositivos es que se puede graduar la cantidad de nicotina presente en los líquidos que se utilizan.

La mayoría de las personas una vez que toman la decisión comienzan programas por pasos para dejar esta adicción, he aquí algunos consejos para evitar recaer en el vicio:

El ejercicio ayuda a relajar, dando una sensación de bienestar mezclada con cansancio, la cual se disfruta de gran manera, y que ayuda a olvidarse de la necesidad del cigarrillo. Por otro lado, puede utilizarse una pelota anti estrés, para mantener las manos ocupadas, ocupando el espacio donde solía estar el cigarrillo con alguna otra cosa.

Una táctica que se utiliza para superar adicciones socialmente rechazadas, como las de drogas más fuertes que el cigarrillo, y que deberían utilizarse en la superación de este hábito adictivo, que es bien visto en la sociedad pese a la cantidad de muertes al año que genera, es la utilización de una persona de apoyo, la cual servirá para motivar al adicto durante su proceso de desintoxicación.

Por último, se recomienda seguir una dieta balanceada, evitar las bebidas alcohólicas, y asistir a actividades de disfrute y relajo, como el teatro, cine, espectáculos o la práctica de deportes, para poder combatir la ansiedad y las ganas de fumar.