El fumar es un habito muy desagradable tomado por la gran mayoría de los seres humanos causando una gran posibilidad de enfermedades por esta gran amenaza como lo es el cigarrillo, un habito que la mayoría de los fumadores lo empiezan a agarrar desde muy temprana edad, la cual ya se empieza a creer que lo hacen por moda o por querer verse ya unos adultos a temprana edad.  Una parte de las personas que fuman lo hacen al momento de estar ingiriendo bebidas alcohólicas ya que es como un detonante, una combinación que al estar tomando el usuario necesita tener a la mano un cigarrillo. Pero lo más impactante que puede decir un fumador al ser preguntado de que porque fuma, es que diga que lo hace para calmar el estrés, es como una salida fácil para ocultar es mal vicio.

Esta faceta de un fumador al decir que lo hace para lidiar el estrés es inaceptable ya que todo es lo contraria ya que el cigarro al contener una gran cantidad de nicotina esto causa que al ser fumado produce una serie de reacciones como ansiedad y nerviosismo la cual esto hace aún más adictivo al fumador. Un empleado llamado José de la Empresa Pintores cometa que últimamente en su puesto de trabajo hay una gran cantidad de compañeros de trabajo mal influenciados por el cigarrillo ya que el fumar un cigarrillo y después otro y así por un cierto tiempo, cada cigarrillo que se fuman hace que el estrés aumente cada vez más y más llevándolos a consumir como una caja diaria de cigarrillos.

Un estrés no puede ser quitado por el cigarro ya que la nicotina es una sustancia que hace que aumente la impotencia del consumidor cansándole una gran depresión y estrés, Una empleada de la empresa Cerrajeros comenta que su esposo estuvo un tiempo con muchos problemas en el trabajo y estaba todo un mes consumiendo al menos 2 cigarrillos diarios para calmar el estrés, pero el estrés cada vez era peor la cual lo llevo a un médico que le aconsejó que para calmar el estrés hay muchos métodos que pueden quitar el estrés y olvidarse de los problemas en el trabajo como dormir bien, hablar de los problemas con otra persona para desahogarse; otros métodos muy efectivos pueden ser hacer ejercicios o practicar algún deporte para relajar la mente y olvidarse del mundo que lo rodean.

Este mal hábito del cigarrillo o el tabaco es una salida fácil para la mayoría de la gente a la hora de tener problemas en su hogar, en el trabajo o en el entorno que lo rodea, pero es un detonante más que causas mucha más ansiedad y estrés a la hora de consumirlo, lo que puede llevar a cabo enfermedades y causar que el usuario se vuelva adicto al tabaco o llevándole a que este mal habito forme parte de su día a día.            

Muchas personas, cuando tienen el deseo de fumar un cigarro y descansar de su rutina, suelen salir de la casa, sobre todo cuando la comparten con quienes no tienen este hábito, para evitar que el olor del cigarrillo quede impregnado en el interior de la vivienda.

Ocurre que la mayoría de las veces que podemos salir al jardín o a la puerta de casa para fumar un cigarro, de la misma forma dejamos las luces de la vivienda encendidas, y esto produce que el gasto en luz sea mucho más elevado de lo que debería.

Lo cierto es que por este mismo motivo, queremos enseñarle a todos nuestros lectores, una serie de consejos o trucos que creemos que deberían tener en cuenta siempre que salgan a fumar al exterior de su vivienda, de modo que puedan ahorrar un poco en sus facturas de luz, haciéndolo de una forma sencilla, que no les demande demasiado esfuerzo.

Trucos para ahorrar luz en casa

Lo primero que tienes que tener en cuenta en estos casos, es que los bombillos y las lámparas de tu vivienda representan aproximadamente un quinto de la factura de luz que llega al final de cada mes, por lo que haciendo un uso responsable de ellas, podemos llegar a ahorrar una buena cantidad de dinero una vez que se produce el acumulado de todo el año.

Es vital por este motivo que te preguntes si cuando sales a fumar a la puerta de casa o al jardín, no estás dejando las luces prendidas, ya que en caso de que así sea, puedes comenzar a cambiar tus costumbres tomándote la molestia de apagarlas al salir.

Asimismo, el uso de electrodomésticos también puede regularse pensando en gastar mucho más energía de lo que es habitual para nuestra casa, por lo que te recomendamos que siempre que no los estés usando los desenchufes, ya que cuando permanecen enchufados, aún apagados y sobre todo en el modo stand-by, están produciendo un gasto de energía que deberías evitar.

Siguiendo con estas recomendaciones, debes tener en cuenta de la misma forma que el ordenador es uno de esos dispositivos que suele gastar mucha más luz de la que debería, sobre todo porque somos muchos los que dejamos el monitor encendido de forma innecesaria. Si tenemos en cuenta que se trata del componente de la PC que más energía consume, siempre que no requieras de estar viendo la pantalla, vamos a recomendarte que la apagues, claro.

Consejos generales para gastar menos energía

Bien, si quieres ahorrar en tus facturas de energía, lo primero que podemos recomendarte es que cambies las bombillas tradicionales por otras que te permitan ahorrar, sin perder de vista tampoco que puedes aprovechar la luz natural desde el comienzo de la mañana hasta el final de la tarde, ni tampoco deberías perder de vista el uso de un electrodoméstico de eficiencia energética.

De todos modos, siempre que quieras tener unos hábitos de uso de artefactos eléctricos mucho más consciente que el actual, te vamos a recomendar que te pongas en contacto con nuestros electricistas profesionales, ya que ellos van a brindarte el asesoramiento personalizado que requieres en este tipo de situaciones, la atención necesaria para saber qué dispositivos debes instalar en tu vivienda, o comprobar si no hay pérdidas de energía que te perjudiquen al pagar tus facturas.

¿Por qué la gente fuma si todos dicen que es malo? Pues la respuesta es bastante sencilla y tiene un basamento científico: en el plano cerebral, una sustancia propia del tabaco llamada nicotina facilita la liberación de neurotransmisores como la acetilcolina, la adrenalina y la serotonina, los cuales provocan un cierto nivel de excitación y estimulación en los fumadores. Por consiguiente, los adictos al tabaco consideran que fumar les brinda relajación, pero al mismo tiempo los mantiene espabilados. Esto según los empleados fumadores de empresas de desatascos.

Harto se ha hablado y mucho se ha estudiado e investigado acerca de las consecuencias nocivas para la salud que tiene el hábito de fumar; ya sea tabaco o cualquier otra sustancia herbácea. Los científicos, durante los últimos años, han dado muestras contundentes que el ingerir y expeler humo producto de una combustión, deteriora enormemente tus pulmones causándoles un acortamiento exponencial de su periodo de vida útil. Así mismo, se ha comprobado con argumentos irrefutables que el acto de fumar trivialmente o de manera adictiva, puede provocar coronariopatías, accidentes cerebrovasculares y cáncer en distintos órganos del cuerpo, siendo el más susceptible a esto, obviamente, los pulmones.

Sin embargo, hay algo que los doctores han descubierto recientemente y no se tenía mucho conocimiento al respecto. Estamos hablando de la incidencia que tiene el acto de fumar para la vista huma. Los científicos han señalado a la visión como uno de los principales focos del detrimento provocado por la adicción a fumar cigarrillos.

Cuando se fuma un cigarrillo se da la ingesta de una gran cantidad de humo con alto contenido en monóxido de carbono (CO), el cual suscita la oxidación de los lípidos de la placa de ateroma y los vasos arteriales. A raíz de esto, surge un daño generalizado en el cuerpo humano del que los ojos no están exentos, principalmente si estamos hablando de fumadores diabéticos, cuyas defensas son notablemente inferiores a los no diabéticos.

Los diabéticos son mucho más propensos a padecer una retinopatía diabética a causa del fumar y por la variación de la microcirculación y los vasos de la retina. Por ende, los pacientes portadores de diabetes son los menos indicados para fumar, ya que tienen altas posibilidades de perder la vista como consecuencia.

Por otro lado, en los fumadores que padecen una inflamación ocular, o uveítis para ser más exactos, la afección suele tomar un camino más largo y grave haciéndolos susceptibles a perder la visión por completo.

Por otra parte, las personas que no producen una gran cantidad o una buena de lágrimas para mantener su ojo humectado, es decir, que padecen de ojo seco, ven agravada su condición a partir de cuándo comienza a fumar con avidez.

En conclusión, no desperdicies el milagro de la visión que la vida te ha dado solo por un tonto vicio que no produce nada bueno. Recuerda que haya afuera existen personas que nunca han tenido la oportunidad de ver y envidian tu posición. ¡Deja de fumar y mejora tu calidad de vida! El cerrajero urgente lo hizo y hoy en dia tiene una vida totalmente satisfecha de salud

El origen y consumo del tabaco se inició por los indígenas americanos, como una forma de satisfacer algunas necesidades como la ansiedad, lo cual fue adoptado por Colón al toparse con las Américas, lo que se propago y velozmente se convirtió en una adicción en toda Europa, hasta crear variaciones del consumo de esta hoja de tabaco como el cigarrillo para el siglo XX, lo que originó una serie de enfermedades por el consumo del cigarrillo.

Componentes del cigarrillo

El cigarrillo aunque pequeño tiene más de 4000 compuestos, que si es cierto se encuentran en mínimas concentraciones son causantes de patologías en su mayoría crónicas, siendo su principal componente la nicotina, dotando al cigarrillo de un carácter muy adictivo lo que ejerce sobre el consumidor, cualquier persona, profesores, tenderos, cerrajeros economicos Alicante una serie de conductas psicoactivas que aumentan y disminuyen su frecuencia de consumo según sea la cantidad en sangre.

Las enfermedades por el consumo del cigarrillo son producidas también por elementos cancerígenos que dañan gravemente la superficie de la boca, además de poseer monóxido de carbono, alquitrán, y aditivos altamente tóxicos por lo que se considera un asesino silencioso.

¿Cuáles son las enfermedades por el consumo del cigarrillo?

Sin duda alguna existen patologías muy conocidas, y otras menos frecuentes, pero no se puede refutar que todas son malignas para nuestro organismo, y todo inicia desde que se quema la punta del cigarrillo hasta que se consume totalmente en cenizas.

Las enfermedades por el consumo del cigarrillo pueden iniciar como una leve gingivorragia hasta desencadenarse en un cáncer de boca, o al producirse el humo de este, el cual se almacena e irrita la superficie respiratoria para generar por ejemplo una bronquitis crónica.

Las más frecuentes enfermedades por el consumo del cigarrillo son:
• Gingivorragia y cáncer de boca.
• Bronquitis crónica y Cáncer de pulmón.
• Cáncer de laringe.
• Cardiopatías Coronarias.
• Lesiones cerebro vascular.
• Aneurisma Aórtico.
• Cáncer de esófago, estómago, páncreas y riñón.
• Además de producir muertes en lactantes como el síndrome de muerte repentina y bajo peso al nacer.

Estas enfermedades por el consumo del cigarrillo son productoras de más de 400.000 muertes de personas menores de 40 años solo en Norteamérica, lo que predice que de cada 100% de consumidores, alrededor de 40% morirán prematuramente.

Todos hemos sufrido la molesta circunstancia de encontrarnos en lugares ocupados por consumidores del cigarrillo, ubicándonos en situaciones que preferiríamos evitar, pero a veces tener como parientes o amigos individuos que son fumadores activos que consumen varias cajetillas de cigarros al día, nos convierte o se nos considera ser un fumador pasivo.
Ser un fumador pasivo no es más que el sujeto que inhala los gases tóxicos emitidos por el cigarrillo que ha sido quemado, además de los exhalados por el fumador activo, lo que compromete tu salud y modo de vida, sobre todo si te dedicas a hacer trabajos en los que tu forma fisica debe ser buena como ser cerrajero Calpe o Cerrajeros 24 horas Benidorm, perjudicándote en gran magnitud, sin ser consciente de este acto morboso, generador de un sinfín de patologías agudas y crónicas.

Consecuencias de ser un fumador pasivo

Las consecuencias de ser un fumador pasivo son múltiples y en ocasiones tan graves como las manifestadas en los fumadores activos, los sistemas más comunes que suelen ser afectados son el respiratorio, cardiovascular, vascular periférico y en la mujer embarazada al feto que puede tener efectos neurológicos, oftalmológicos y cardiovasculares, como `por ejemplo:

• Cáncer de pulmón y laringe.
• Cardiopatías hipertróficas, manifestadas por hipertensión.
• Bronquitis Crónica y Asma.
• Partos prematuros y muerte súbita del neonato.

Leyes de protección de ambientes

Desde hace muchos años existen países que han enfrentado y luchado por la prohibición del consumo de cigarrillos, logrando cambios radicales sobre esto, mayormente en la unión europea, específicamente en naciones como Italia, España, Irlanda, Bélgica y Noruega preservando los derechos de la sociedad en general, para el disfrute de ambientes libre del humo del cigarrillo.
Leyes similares se han instaurados recientemente en países como Uruguay, Chile y Colombia, siendo pioneros en el extremo sur del continente americano sobre este tema, cosa que activistas y promotores de países vecinos como Venezuela, Perú y Ecuador han intentado copiar.

Recomendaciones para dejar de ser un fumador pasivo

Sin duda ser un fumador pasivo es una condición molesta, que puede ser causante de procesos patológicos, es por esta razón que las formas de preservar tu salud deben basarse en:

• Si tienes la oportunidad de alejarte de ambientes donde se esté ejerciendo el consumo del cigarrillo, hazlo.
• En espacios que deben ser estrictamente compartidos con fumadores activos, haz respetar tus derechos, para tener un ambiente libre de humo.
• Se parte del cambio, e inicia pequeñas campañas que demuestren las consecuencias del consumo del cigarrillo.

El deporte ayuda, y mucho, a abandonar el hábito del tabaco. Solo es cuestión de proponérselo y de intentarlo, porque en poco tiempo es posible ver resultados. ¿Cómo? En primer lugar por una cuestión evidente: ejercicio y cigarrillo son incompatibles. Imposible jugar al baloncesto mientras se fuma, o salir a correr con un cigarro en la mano. Y más allá dela anécdota, lo cierto es que el tiempo que se dedica a hacer deporte es tiempo en el que se no se fuma.

Tal vez al principio sean solo unos minutos, pero si se alarga el tiempo que se dedica a hacer ejercicio, también se alargará el tiempo que transcurre entre un cigarro y otro. Puede parecer poco relevante, pero en una semana el equivalente puede ser alguna que otra cajetilla. Y algo es algo.

Además, según vaya disminuyendo el número de cigarros, el cuerpo lo agradecerá ¿Cómo? Mejorará la capacidad pulmonar, también lo hará la circulación y, en definitiva, la persona se sentirá mejor. Igual que los profesionales le aconsejaran de un bajo consumo de electricidad, realizando solo el buen uso de la misma. No hay mejor aliciente para dejar de fumar que comprobar cómo la salud lo nota, sobre todo cuando se ha abandonado completamente el hábito.

El ejercicio, además, ayuda a controlar la ansiedad cuando se ha dejado de fumar y evita que se cojan esos kilos que no son de ninguna manera inevitables. Y, sumado a ello, el ejercicio físico hace que el cerebro produzca endorfinas, la “hormona de la felicidad”.

Pero, por supuesto, hay que hacer ejercicio de manera razonable, comenzando poco a poco si no se está acostumbrado a ello. Tiene que ser un deporte que realmente guste, para no aburrirse enseguida y, si se combina con disciplinas como yoga, pilates o tai-chi, mejor. Estas disciplinas ayudan a controlar la mente y controlar el estrés derivado del abandono del tabaco. Y, si se realiza en compañía de alguien en la misma situación, que sirva de apoyo los resultados serán aún mejores.

Como bien se sabe, fumar es nocivo para la salud, infinidades de campañas se llevan a cabo para divulgar información sobre todas las consecuencias y enfermedades que el fumar puede provocar al organismo. De la misma manera, todos los estudios realizados para conocer a fondo estas consecuencias e incluso la cura para ellas, también son publicadas a través de las páginas web u otros medios para que el usuario común tenga acceso a ella y pueda conocer el daño que se haría a sí mismo al consumir tabaco. Carlos Urdaneta, perdió a un familiar que era fumador de muchos años, padeció de cáncer de hígado provocado por el consumo de cigarrillo, enfermedad que no puso superar.

Dentro de los incontables estudios que se han realizado sobre las consecuencias que puede ocasionar el fumar al organismo y la salud de los seres humanos, se concluyó que consumir productos de tabaco afecta el ADN de manera casi permanente durante 30 años, aún después de haberlo dejado, es por esto y muchas otras razones que se recomienda no fumar, ya que las consecuencias que provoca son casi irreparables, sin dejar de mencionar que provoca enfermedades que pueden llevar a la muerte. Algunos de los trabajadores de cerrajeros 24horas Alicante tuvieron la iniciativa de realizar una campaña informativa donde daban a conocer las consecuencias de fumar sobre el ADN, y de esta manera tratar de concientizar a las personas sobre lo dañino que es esto para la salud.

Por otra parte, la revista American Heart Association, Circulation: Cardiovascular Genetics, informó que el humo del cigarrillo es un reformador significativo en la metilación del ADN. Destacando, también, que en otros estudios realizados se conoció que existen genes relacionados al tabaquismo que pueden ayudar al desarrollo de enfermedades como el cáncer de estómago, de hígado, entre otras enfermedades provocadas por el consumo del cigarrillo. Antonio Hidalgo, trabajador de cerrajeros Ferrol, contó que fue fumador durante muchos años y fue víctima de cáncer de estómago, el cual fue detectado a tiempo y eliminado, ahora aconseja a sus amigos y familiares que no fumen.

Ya sabemos que existen miles de razones para dejar de formar y miles de vías, tratamientos y métodos que acercan al fumador a cruzar esa difícil línea de tirar el último cigarrillo de su vida. Por supuesto, es difícil desengancharse de la nicotina y, aún más difícil, no volver a caer en el vicio; al fin y al cabo, y al margen de la propia adicción que las sustancias del cigarrillo generan, es el propio hábito y la propia costumbre los que hacen más complicado el proceso, ya que fumar suele acabar asociándose a determinados contextos, horas, situaciones, etcétera.

Por ejemplo, se fuma cuando se tiene estrés en el trabajo, en horarios fijos como el de después de comer, cuando sales de ocio y te tomas una copa; ninguno de los métodos infalibles, científicos y médicos logrará desvincular el contexto en el que se fuma del propio cigarrillo. Obviamente, hay quien ha conseguido dejar de fumar merced a estos exhaustivos métodos, pero también hay quien no.

Tampoco los libros de autoayuda o de dejar de fumar paso a paso parecen tener un influjo inmediato y profundo en el adicto a la nicotina. Por ello, y teniendo en cuenta el componente contextual y situacional que explicamos en líneas anteriores, tal vez sea positivo recurrir a otra clase de estímulos más llanos, cotidianamente psicológicos, de auto convencimiento.

El fumador, por ejemplo, debe realizar el viaje hacia dejar para siempre el tabaco pensando cosas básicas y que le sensibilicen. Seguro que no quiere hacer que sus hijos y familiares enfermen. Seguro que no quiere pensar que a final de mes se le ha ido un dinero absurdo que serviría para alimentar a los suyos. Seguro que no quiere que sus seres queridos y sus más allegados vean cómo contrae cáncer o, en el peor de los casos –aunque probable-, cómo tienen que enterrarle.